Contenido temático

Centro PAPMAI

PROGRAMA DE ASISTENCIA Y PREVENCIÓN DEL MALTRATO Y ABUSO INFANTIL

Introducción

En nuestra sociedad actual compleja y violenta muchos sectores de la misma sociedad son victimas de otros sectores y las franjas más vulnerables son siempre las mujeres y los niños. Los medios de comunicación cada día nos informan de esta cruel realidad que nos toca vivir. En este proyecto nos referimos al maltrato infantil, que constituye un problema de profundas repercusiones psicológicas, sociales, jurídicas y medicas, impidiendo que un niño se desarrolle plenamente. Entendiéndose por estos a “cualquier acción u omisión no accidental, por parte de padre/madre, cuidadores, familiares y aquellos que convivan o estén relacionados con el chico y lo sometan a daños físicos, psíquicos, sexuales, impidiendo la satisfacción y las necesidades básicas del menor”.

El maltrato a los niños y niñas es un grave problema social, con raíces culturales y psicologicas, que pueden producirse en familias de cualquier nivel economico y educativo, pero que se hace dramático cuando está unido a la pobreza material y cultural. El maltrato vulnera derechos fundamentales de los niños y niñas y por lo tanto debe ser detenido… cuanto antes, mejor. En este sentido, luego de la experiencia en recibir a muchos chicos maltratados y abusados en los Hogares Madre Teresa y las consecuencias en la vida de ellos pareció oportuno abrir un Centro que se especializara a dicha problemática con profesionales que asumieran por vocación el tratamiento y la atención de los niños y abrirlo a la comunidad en general.

El centro P.A.P.M.A.I (Programa de asistencia y prevención al maltrato y abuso infantil) surgió como una respuesta a la necesidad de nuestra zona frente a este flagelo social. El Centro funciona desde Noviembre de 2001 en forma autónoma de los Hogares, teniendo su raíz histórica en la atención individual y grupal de los chicos que viven en los mismos.

Su primera sede fue una casa prestada en la zona de Ezpeleta, que permitió ampliar lentamente el servicio y focalizarlo en la problemática especifica.

Desde septiembre de 2002 se trasladó, pudiendo contar con un inmueble más acorde, en la calle Amoedo 2829 de Quilmes. La ubicación de la sede siendo más accesible, facilita la llegada de los pacientes de los distintos puntos de la Diócesis.

Objetivos

  • Crear un medio posibilitador para detectar, asistir y prevenir situaciones de maltrato y abuso infantil, de modo tal de intentar una reparación en las victimas e impedir el circuito generacional de violencia
  • Generar un espacio institucional de la escucha y recepción de situaciones de abuso y maltrato que brinde apoyo y medios para la modificación de la realidad de la victima y su familia
  • Generar un espacio educativo para la prevención del delito de abuso y maltrato

Funcionamiento

El Centro desde su inicio funciona con aportes de Caritas Diocesana, donaciones pequeñas de particulares, aportes de Instituciones y gracias a la disponibilidad de varios profesionales que ofrecen sus servicios, cobrando unos viáticos. Actualmente se cuenta con una psicopedagoga, cinco psicólogas, una recepcionista que facilita en extremo la actividad, una trabajadora social, que está intentando armar una red que facilite el trabajo y las derivaciones. Se quiere incorporar a un psiquiatra y a un abogado. También se cuenta con la colaboración de una persona, en el área de limpieza.

Está abierto todos los días desde las 9 hasta las 16 hs. Los chicos y adultos que recurren al Centro son atendidos individualmente o en grupo según se lo considere más conveniente.

Cuenta con una directora, que es la misma de los Hogares Madre Teresa por la afinidad de problemática que se enfrentan y por ser un centro surgido de la necesidad de los chicos de los mismos Hogares y con una coordinadora general que es la psicopedagoga y tiene la tarea de recepcionar los nuevos casos y armonizar el trabajo de los varios profesionales.

Población atendida

Cada niño y cada persona son sujetos de derechos, como leemos en nuestra Constitución Nacional y en la Convención Internacional de los Derechos del chico. Lamentablemente los chicos y los adultos que recurren al Centro son personas que fueron y son lesionados en sus derechos más elementales y son victimas inocentes de hechos aberrantes en contra de ellos. Esta situación da una caracteristica muy particular a toda la labor que aquí se desarrolla.

En el Centro se atienden a niños y jóvenes menores de 21 años, victimas de abuso y maltrato, pertenecientes a los Partidos de Florencio Varela, Quilmes y Berazategui. Como tambien a sus respectivas familias.

En el año 2004 se han atendido 182 pacientes historiados. Además hay personas que fueron atendidas por única vez y fueron derivadas a otros centros o desertaron en seguida.

Algunos pacientes además del tratamiento individual participan de grupos terapéuticos. Funcionaron hasta 11 grupos,( 4 de chicos, dos de adolescentes y 3 de adultos).

Además hubo un grupo de padres de chicos abusados. Este último grupo tiene la finalidad de contener a los padres y que aprendan a implementar mecanismos para ayudar a sus hijos y a otros en igual situación.

Además se destaca que la finalidad de todos los encuentros grupales es terapéutica, pero también de contención y de apoyo. De hecho, de a poco se transforman en grupo de autoayuda.

A veces la tarea del profesional es ayudar y acompañar para que el chico pueda declarar en los juicios orales y publicos, con todo lo que esto implica, aunque la finalidad del Centro es el abordaje asistencial.

Proveniencia de la población atendida

La demanda tiene sus orígenes en distintos puntos como Tribunales de menores, de familia y penales, Escuelas, Comedores comunitarios, Guarderías, Centros comunitarios, Caritas parroquiales…La mayoría, casi la totalidad son personas que provienen de familias de bajos o nulos recursos, que recurren al Centro por no encontrar atención en los servicios públicos que dan turnos a distancias de meses y no siempre cuentan con personal especializado en la temática.

En muchos casos es encontrarse con la miseria extrema, sea económica, sea cultural y sea moral.

> Más información: “Abuso y maltrato” – Instrucción pastoral sobre el abuso y maltrato (PDF)